Pruebas diagnósticas

Pruebas cutáneas

- Prick-test o prueba por punción: consiste en depositar en la piel una gota del extracto a testar y puncionar la piel a través de la misma para introducir una mínima cantidad debajo de la piel. Se hace lectura a los 15 minutos y se mide el habón que aparece si la prueba es positiva. Se pueden hacer en cualquier época del año.

En caso de estar tomando antiH1 las pruebas se inhiben por lo que hay que suspender esta medicación varios días antes de realizar la prueba.

- Pruebas prick-prick: en este caso se utiliza un producto natural, atravesándolo con la lanceta primero y luego la piel de la misma forma que la prueba anterior. Se utiliza para testar algunos alimentos.

- Prueba intradérmica: consiste en inyectar el extracto más profundo que el prick test, por vía intracutánea y ver la reacción que produce a los 15 min. Se utilizan cuando el prick test es negativo y seguimos sospechando alergia por la historia clínica.

En la actualidad sólo tienen uso en pruebas de medicamentos, venenos de himenópteros y hongos.

- Prueba de parche: se utilizan para estudiar las dermatitis de contacto alérgica. Se colocan los alérgenos, normalmente en la espalda, durante 48 horas y se realiza la lectura a las 96 h. Se utilizan baterías de alérgenos estándar y específicas dependiendo del agente sospechoso.


Pruebas de función respiratoria

- Espirometría forzada: es la maniobra en la que el paciente respira por un tubo de un espirómetro con el fin de calcular la función respiratoria en la enfermedad pulmonar y el seguimiento de la misma.

- Prueba de broncodilatación: es la realización de la maniobra anterior 15 minutos después de inhalar un broncodilatador para comparar ambas.

- Medición de flujo espiratorio máximo, registro domiciliario de la espiración máxima que puede hacer un paciente y observar la variabilidad a lo largo del día.

- Prueba de hiperreactividad bronquial: consiste en la inhalación de sustancias de forma controlada que provocan la estimulación del músculo bronquial y obstrucción de los bronquios. Con esta prueba podemos cuantificar el grado de hiperreactividad.


Pruebas de provocación

Consiste en la reproducción de la reacción alérgica de forma controlada, administrando el alérgeno sospechoso de producir reacción, en dosis crecientes de forma progresiva.

La provocación puede ser oral si la administración del alérgeno es vía oral, conjuntival si la administración es en gotas en los ojos, nasal si la administración es en la nariz, bronquial si se administra de forma nebulizada para inhalar.

sígueme por Correo Dónde Estamos? siguenos en Facebook Español Inglés Alemán